Oportunidades laborales para hombres y mujeres: a cerrar la brecha

Unidiario

 

El último informe del Observatorio Laboral para la Educación (OLE) revela que Colombia “alcanzó el mínimo histórico de desigualdad salarial entre hombres y mujeres graduados de Educación Superior, al reducir la brecha del 15,1 al 11,8 por ciento en los últimos ocho años“. Sin embargo, la realidad sigue siendo alarmante: en nuestro país el género femenino es mayoría y también es el más afectado por el desempleo, un 12,8 frente al 8,8 por ciento de los hombres.

Según un estudio de los investigadores Jaime Tenjo y Luisa Fernanda Bernat, del departamento de Economía de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, las mujeres dedican el doble de tiempo a la labor de cuidado en comparación a los hombres. “Es posible que muchas escojan empleos independientes o de horario flexible para poder atender labores de la casa, asociadas con su rol de proveedoras de cuidado y administradoras del hogar”.

El estudio también dice que las mujeres desempleadas están mucho más preparadas que los hombres desempleados. En el 2008, ellas tenían en promedio 10,5 años de educación, cifra muy cercana a la de los hombres: 10,2 años de formación académica. Sin embargo, diez años después, la mujer cuenta con 11,2 años de preparación, mientras que el hombre se quedó en 10,5.

 

Cuestión cultural 

El machismo sigue siendo evidente en aspectos cotidianos: muchas mujeres no tienen la oportunidad de entrar al mundo laboral debido a que sus esposos no lo permiten, pues existe una creencia popular segun a cual ellos deben ser quienes se encarguen del aspecto económico. La violencia intrafamiliar, tanto verbal como física, también hace que las mujeres se sientan más inseguras o desvalorizadas cuando se enfrentan a retos profesionales.

Lorena Delgado Enríquez, politóloga de la Universidad Autónoma de Manizales, expresa que este es uno de los motivos por los que no hay iniciativa de cambio; cuando culturalmente se cree que algo está bien, entonces no se denuncia ni se hace nada al respecto, hay mujeres que se resignan al rol que se les impone. De igual forma, Delgado menciona: “Los cambios culturales implican mucho tiempo y trabajo, el posicionamiento de la mujer es relativamente joven si se ve desde el contexto histórico”.

Por su parte, la directora de Manizales Cómo Vamos, Natalia Escobar Santander, dice: “En primer lugar, se debe garantizar que hombres y mujeres accedan a una oferta académica similar, que ellas puedan terminar sus estudios de bachillerato y además, accedan a una universidad. El primer esfuerzo es la equidad de oportunidades; es necesario que todo el mundo esté igual de capacitado. Hemos avanzado mucho, las mujeres logramos niveles educativos mucho más altos que los hombres en ciertos sectores”.

Escobar agrega que para garantizar el acceso a la educación hay que tener en cuenta otros aspectos como el embarazo adolescente, que constituye una gran brecha para las mujeres, pues aquellas que tienen hijos a temprana edad abandonan los estudios o no completan el ciclo educativo. “Hay que garantizar que no existan estas dificultades que hacen que las mujeres nos tengamos que retirar del sistema y no tengamos oportunidades laborales”.

Datos:

Según estudios recientes de Manizales Cómo Vamos, en la ciudad una mujer gana, en promedio, 5.400 pesos por hora; mientras que un hombre gana 6.177 pesos. Hay una diferencia del 12 por ciento.

Los hombres han aumentado más su contribución al pago de salud y pensión, lo que mostraría que se han visto más favorecidos en sectores o empresas ligadas con la formalidad.

 

Lea también:

 

Foto: Manizales Cómo Vamos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *