Ángela Robledo, una mujer que va a donde le da la gana

Elecciones 2018 En portada Página Política

Dicen que quienes nacieron un 7 de septiembre son metódicos, precisos, ordenados, aman a la familia, tienen bien definido su sentido del deber con la sociedad; pero pueden ser muy meticulosos, tacaños, desapasionados y desconfiados.

Esa, en parte, es la imagen que proyecta Ángela María Robledo Gómez, candidata a la vicepresidencia de la República, fórmula de Gustavo Petro. Pues bien, ella nació en Manizales el 7 de septiembre de 19… (es un secreto el año). Es una virgo.

Su mamá se llama Mery y su papá Manuel. Al portal Política con Sentido ella contó: “Tuve una madre que fue la primera feminista que conocí sin saberlo, por la tarea que hizo, cómo organizaba la casa, por la complicidad que logró con mi padre. Vivir esa familia de roles trastocados de un padre amoroso y de una madre muy fuerte y ver que estaba en muchos espacios, que cantaba, que trabajaba, que salía de noche, me permitió empezar a vivir mi infancia y mi adolescencia con mucha libertad, en un medio muy conservador como era Manizales”.

Agregó que su grupo familiar no era adinerado, pero sí tenía un mundo intelectual amplio. “Vengo de una familia en la que mi padre pudo pagar la educación de todos sus hijos, donde siempre tuvimos un bienestar, una vida de esas cómodas de las pequeñas ciudades, el cine, el teatro, el club todo eso estaba asegurado y garantizado”.

Para su primo Jaime Hernán Tejada Gómez, Ángela “ha sido una persona muy inteligente. Era contestona, curiosa y vanidosa”. Estudió en el Sagrado Corazón de Jesús, participó en un grupo del Opus Dei, y luego ingresó a la Pontificia Universidad Javeriana, en Bogotá, para estudiar Psicología. De la misma Universidad obtuvo una maestría en Política Social. Fue profesora de la Universidad del Rosario, y conoció la Fundación Restrepo Barco, desde allí realizó un trabajo con mujeres cabeza de familia.

En la familia la tachan de izquierdista, a ella le ha tocado sufrir la indiferencia absoluta de sus hermanos”, cuenta su primo, habla nada más con la mamá. Ángela siempre recalca que las mujeres deben hacer política, sobre todo con una perspectiva de género: “Es esta perspectiva relacional que nos pone en contacto con los otros por estas asimetrías en los poderes, están los indígenas, están los afros, están los niños, están los viejos y están las víctimas”.

Para el mismo portal recordó un grafiti de Universidad Nacional que decía Las mujeres obedientes van al cielo, las otras a donde les dé la gana. “Yo soy abuela y eso ha sido una experiencia muy bella, mis hijos han sido supremamente generosos conmigo para que yo haga lo que quiera. Me encantaría que mis nietas pudieran hacer siempre lo que ellas quieran”, afirma.

Se casó con Eugenio Marulanda Gómez, lo conoció en Manizales, y terminó de conocerlo en Bogotá, en donde se enamoraron. Él, de pensamiento conservador y ella, de pensamiento liberal tienen dos hijos: Sebastián y Simón.

En el 2010 fue Representante a la Cámara por Bogotá, reelegida en 2014 por la Alianza Verde. Ha sido considerada como la mejor congresista mujer del país. ​Fue coautora de la Ley 1719 del 2014 que modificó el Código Penal para garantizar el acceso a la justicia por parte de las víctimas de violencia sexual en el marco del conflicto armado. Ella es vocera de la interrupción voluntaria del embarazo en los tres casos que ampara la Corte Constitucional.

Esta virgo aspira llegar al poder, en lo que sería el primer gobierno de izquierda en Colombia.

Aquí encontrará una línea de tiempo sobre políticos caldenses.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *