Llamado de atención por el manejo de basuras en Dosquebradas, Risaralda

Medioambiente UMCentral

 

Tras un recorrido por las principales esquinas del municipio, se observan las consecuencias del mal manejo de residuos. Los habitantes son los más afectados, pero también hacen parte de las causas de dicha situación. Líderes comunales iniciaron un proyecto para informar al respecto y armar brigadas voluntarias de aseo.

El lema de la Alcaldía municipal es “Dosquebradas compromiso de todos”, pero es evidente que no todos asumen la responsabilidad que conlleva la convivencia y el ser ciudadano. Para conocer el problema no se debe esperar mucho, solo es cuestión de inmersión, de caminar un poco por las calles, carreteras y barrios del segundo municipio más poblado de Risaralda con 202.789 habitantes. Muebles viejos, colchones, sanitarios, madera, escombros y otros residuos sólidos son hoy la más clara consecuencia de la falta de conciencia ciudadana y sentido de pertenencia de los dosquebradenses.

Dosquebradas está bañada por cerca de 15 afluentes hidrográficos, se comunica con la ciudad de Pereira, capital de Risaralda, por medio del emblemático Viaducto César Gaviria Trujillo. En el Eje Cafetero es conocida por ser una ciudad industrial, comercial y turística y hace parte del Área Metropolitana de Centro Occidente del departamento, junto a la ciudad de Pereira y el municipio de La Virginia.

El panorama de basuras de uno de los municipios más importantes de Risaralda y además, paso principal para viajar de ciudades como Armenia hasta Medellín o Manizales, es una muestra clara de que la conciencia por el cuidado del medio ambiente en el lugar está casi relegada por completo.

Las personas que habitan o caminan a diario cerca de los puntos críticos,que son aproximadamente 52 en todo el municipio según registros de Serviciudad, la empresa prestadora del servicio de aseo, son las más afectadas e indignadas por tener que vivir en un espacio marcado por los desechos, basuras, malos olores y sobre todo la falta de educación que se ve reflejada en puentes, esquinas, quebradas, zonas verdes y carreteras.

No hay que ser un experto en salud o medio ambiente para saber que este problema, que actualmente empaña el correcto desarrollo de la vida de los habitantes de Dosquebradas, trae para el cuerpo humano y para el planeta severas consecuencias que, aunque no se vean reflejadas de inmediato, se notarán después, cuando tal vez sea demasiado tarde.

El tema ya no está enfocado en las toneladas de residuos ordinarios que produce cada uno, o sobre la cultura del reciclaje, o si las personas no hacen correctamente el proceso de selección de papel, cartón, plástico y residuos de comida u otros para que el camión recolector pueda hacer perfecto manejo de los desperdicios y saber cuáles son los idóneos para reutilizar y cuáles son los que se deben tirar al relleno sanitario La Gloria, en el caso de Dosquebradas y Pereira ubicado en el sector bajo del corregimiento de Combia.

Ahora la problemática está centrada en el mal manejo de los residuos sólidos, con los cuales no tiene competencia la empresa recolectora, Serviciudad.

El carro de la basura que pasa, según la localidad, lunes y jueves, martes y viernes o miércoles y sábado es encargado de recolectar las bolsas que contienen desechos ordinarios; es decir, todo lo relacionado con sobras de comida, papeles, cartones y plástico. Este no tiene competencia con los residuos especiales, como los llaman en la empresa Serviciudad, que son los elementos de los cuales se suele deshacer la población cuando ya no son servibles o estéticos para el hogar.

 

Para progresar no es necesario dañar

Muebles nuevos, armarios o closets más modernos, colchones más cómodos o inclusive hacer remodelaciones en las casas o apartamentos y cambiar la cocina vieja por una integral, reemplazar el sanitario por uno más pequeño y ahorrador, tumbar paredes de años para construir un muro nuevo con más estética y resistencia para el domicilio, son la causa principal para ver lugares tan contaminados por desechos sólidos, ya que la forma más sencilla de eliminar o deshacerse de estos es tirarlos a la esquina, el lugar más cercano, o a la quebrada, porque ahí nadie los va a ver.

El error está en la falta de información, porque las personas afirman no saber qué hacer cuando quieren salir de sus pertenencias más obsoletas e inservibles. Sostienen que es más sencillo pagar a un habitante de calle “cualquier peso” para que haga la labor de deshacerse de la basura. Él, al igual que los demás ciudadanos, busca el lugar más cercano para dejar los desecho.

 

No todos son indiferentes

El líder comunal, Cristian David Álvarez Ortíz, es vocero de sus vecinos más afectados por la cantidad de basura que se encuentra en el paso que conecta al barrio San Fernando con el Modelo, ya que actualmente tiene aspecto de relleno sanitario y asegura haber contactado a la Policía Municipal para exponerle la situación, pero siempre les dan la misma respuesta: la sanción existe y es cuestión de denunciar a los infractores.

“La comunidad está cansada de ver cómo las basuras son las protagonistas en el municipio, influyendo negativamente en la estética de este. Estamos preocupados, además, porque los mismos vecinos son los que tiran los desechos. Sabemos que es falta de conciencia ciudadana, a la gente no le duele ver las calles llenas de basuras y mucho menos le importa el cuidado del medio ambiente”.

Por iniciativa de Álvarez, desde hace unos tres meses se están adelantado jornadas de recuperación de la quebrada que linda con el barrio San Fernando, llamada La Víbora, y el puente sobre la misma, que da paso a otros barrios del municipio. Todos los domingos desde las 9:00 a.m, aproximadamente 20 vecinos interesados en el cuidado del medio ambiente y el aspecto del barrio, salen a hacer brigadas de limpieza, donde unos se encargan de recoger en bolsas, otros de sacar los elementos más grandes y pesados, unos pocos se encargan de barrer con escobas, palas y rastrillos para recoger papeles, botellas y empaques de plástico.

En el poco tiempo que llevan haciendo esta labor, han sacado del afluente cerca de 25 colchones viejos y pesados, que se estaban comenzando a despedazar. “Esto lo hacemos porque nos duele el barrio y el municipio”, expresa uno de los ayudantes, mientras recoge basura por basura y la deposita en una bolsa negra.

El secretario de Desarrollo Agropecuario y Gestión Ambiental de Dosquebradas, Julián Alberto Carrizosa Montoya, explica que los ciudadanos son quienes más influyen en la creación de puntos críticos o focos de contaminación, depositando allí los residuos sólidos indiscriminadamente, sin pensar en las consecuencias ambientales.

“Cuando un ciudadano ve que otro está contaminando con basuras, debe denunciar ante la Policía o la Alcaldía, es una única manera que el problema se puede controlar”, expone el Secretario.

Según el artículo 111 del nuevo Código de Policía, las personas que saquen la basura en horarios no autorizados por la empresa prestadora del servicio o en sitio diferente al lugar de residencia o domicilio, arrojen residuos sólidos y escombros en sitios de uso público, esparzan, parcial o totalmente, en el espacio público o zonas comunes el contenido de las bolsas y recipientes, arrojen basura, llantas, residuos o escombros en el espacio público o en bienes de carácter público o privado, tendrán una multa de 786.880 pesos (32 SMDLV).

El Profesional de Aseo de la empresa recolectora de Dosquebradas Serviciudad, Jorge Iván Castillo Bedoya, explica que con apoyo de la Alcaldía se está adelantando una campaña para crear conciencia, llamada ‘Mi Dosquebradas Limpia’. Se hacen jornadas de charlas para informar a la ciudadanía y que esta pueda hacer un correcto manejo de los residuos especiales.

“Ahí se les explica a los presentes que el carro recolector no está encargado de llevarse elementos diferentes a los residuos ordinarios, que son los desperdicios que salen a diario de cada hogar, comida, papeles, empaques, botellas, plástico y se depositan comúnmente en bolsas para que sea más fácil recogerlos. La ciudadanía paga a la empresa por ese servicio, que hasta ahora se ha prestado con eficiencia, pero la responsabilidad de los demás residuos si está en casa ciudadano”, puntualiza Castillo Bedoya.

 

Efectos para la salud y el medio ambiente

La contaminación afecta a la naturaleza y la salud de los seres vivos.  La superficie del agua se contamina por los desechos arrojados a ella; además, las sustancias tóxicas que emanan de los residuos alteran negativamente su composición, y dado que es consumida por plantas, animales y humanos, provoca enfermedades graves. Asimismo, la contaminación en el aire y el suelo modifica su composición y puede obstaculizar el crecimiento de la vida.

Así lo indica la administradora medioambiental, María Fernanda Rivera Gómez, quien expone que la contaminación por basura es aquella que implica daños al suelo, aire y agua por la acumulación de residuos no deseados. Se considera que la basura está conformada por desechos depositados de forma incorrecta y concentra tanto residuos sólidos, como líquidos.

Por otra parte, la basura amontonada atrae insectos y otros animales indeseables, convirtiéndose en un foco de infección que enferma a las personas.

La médica general, Valeria Guerrero Álvarez, explica que cuando la basura es expuesta durante mucho tiempo al aire libre causa erupciones en la piel, mal olor, proliferación de fauna nociva y en invierno, las infecciones respiratorias se complican debido a la contaminación del aire.

Uno de los principales riesgos son las enfermedades gastrointestinales que se adquieren, a través de la contaminación de alimentos que se preparan a la intemperie cerca de depósitos de basura y causados por bacterias como la Salmonela.

Además, la basura que se tira al aire libre es una fuente de alimento para los roedores, cucarachas y otros insectos que propician el desarrollo de enfermedades. También los líquidos que se derraman de la basura, tras su descomposición, son una fuente infecciosa.

Por estos riesgos inminentes a los que están expuestos la población dosquebradense, es que la Secretaría de Gestión Ambiental exhorta a la ciudadanía a tomar medidas higiénicas y evitar la acumulación de basura. Es evidente que la solución más pronta está en manos de la comunidad que es quien debe procurar que los espacios públicos, en los cuales conviven, estén limpios y aptos para transitar. 

 

Mire la galería sobre algunos de los puntos más críticos en el municipio:

Compromiso de todos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *