Cu-char-chán odia a Fertófilo

UMCentral

 

Ejercicio de acercamiento a la escritura creativa de los estudiantes de la Escuela de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Manizales. Objetos.

 

– Dicen que el destino de todos ya está decidido, que lo creó un tal dios, pero para mí, ese dios está maldito. ¡Yo misma lo maldigo! porque es un arrogante. ¿Por qué tiene que decidir mi destino, si es mío? No se me ha dado la posibilidad de ser Fertófilo, ese al que todos emplean. Por eso mismo lo odio, porque no puedo ser como él.

– ¡Ay sí!, el cuchillo, todo el mundo necesita cortar. Pero es que dios es perro, y algo tiene contra mí, porque sin preguntarme, me bautizó Cu-char-chán y me hizo cuchara en Japón. ¿Justo tenía que ser aquí, donde todos comen con palitos? me han robado el derecho a realizarme como objeto.

Al escuchar esto, Fertófilo que era un ser ególatra e irascible, con capacidad de ser cortante e hiriente, para evitar ser derrocado y temiendo la ira de Cu-char-chán, le atravesó las entrañas hasta desmetalizar el sueño de una cuchara frustrada que sólo quería conquistar su mundo.

 

Lea también: Una señora de porcelana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *