Cuatro momentos de la Nacional

Caldas

En 70 años muchas generaciones pasan por las aulas. Cambian docentes y administrativos, de los hippies a los millenials,
nuevas tecnologías, el internet y el Whatssapp son algunas de las modificaciones que en sus 70 años ha tenido que sortear
la Universidad Nacional. Cuatro generaciones, cada una con un modelo de universidad distinta.

1. ¿Cuáles eran las posibilidades para entrar a la
universidad en ese entonces?
2. ¿Cómo era la relación entre profesor y estudiante?
3. ¿Cómo era ser estudiante universitario?
4. ¿Qué fue lo más loco que hizo en la universidad?

5. ¿Algún profesor que aún recuerde?, ¿por qué?
6. ¿Todavía tiene contacto con sus compañeros de
universidad?
7. Si la universidad fuera una persona, ¿qué le diría?

Jaime Gómez Arias – 70 años
1966-1971 – Administración de empresas

1- Salí del Colegio Nuestra Señora y me fui un año a hacer los estudios básicos en Bogotá y, terminando ese año, el doctor Alfonso Carvajal, decano de la facultad, con quien había una amistad familiar, me dijo que habían fundado la Facultad de Administración de Empresas y que yo quedaba bien ahí. Por eso hice esa profesión.

2- Ha ido mejorando. En nuestra época la relación profesor-estudiante era muy similar a la que venía de los colegios; el profesor, aparte de uno catalogarlo como un científico, era una persona de gran respeto y gran interés. Nos tocó la época donde la jerarquía era primero.

3- Tuve en la Universidad una vida similar a la del colegio; hacer la cantidad de tareas que nos ponían; y de pronto los fines de semana estar con los compañeros en alguna rumba.

4- Algo que nunca olvidé porque causó gran traumatismo y cambio en la Universidad: Desde que yo entré fui nombrado miembro del Consejo Estudiantil de la U. Nacional; y por allá como a los 3 meses de estar estudiando se hizo una asamblea en Bogotá. Éramos 4 o 5 de Manizales en esa asamblea, se llamaba la Federación Universitaria Nacional (FUN). Allí se tomó la decisión de traernos buses de la Universidad Nacional de Bogotá para las seccionales: de Medellín, Palmira y Manizales, donde el problema de transporte no nos lo habían
querido solucionar. Una noche fuimos a abrir los garajes de la Universidad, sacamos tres buses, uno para cada sucursal, se les hizo conexión directa a los motores y nos vinimos desde Bogotá manejando. Nos atajó  el ejército en La Línea. Nos tuvieron tres días detenidos dentro
del bus; nos mandaron un delegado del presidente, negociamos, y llegamos de nuevo a Manizales.

5- Me acuerdo del doctor Rodrigo Alzate, ya fallecido, que era el profesor de Contabilidad. Me tocó ver esa materia y no se podían usar las calculadoras, entonces nosotros nos demorábamos varios días haciendo un examen porque teníamos que sumar a mano para cuadrar balances. Nos dejaban salir y volver a entrar hasta que las sumas cuadraran. El doctor Alzate no nos dejaba entrar a la tecnología.

6- Tengo contacto con algunos compañeros, sobre todo con el grupo de los primeros graduados.  De los siete que nos graduamos en la primera tanda hay uno fallecido, los otros estamos todos aquí en Manizales.

7- Le diría algo que no es de ahora, que es siempre, lo he pensado desde que era el líder estudiantil allá: el esfuerzo de la Universidad Nacional por educar la gente es simplemente valioso. Que no descuiden la formación de buenos ciudadanos, el país lo está requiriendo; que tengan respeto de las normas legales y que ayuden a que el país recupere una satisfacción objetiva de desarrollo.

 

Ruth Cardona Tobón- 62 años
1974 – 1981 Ingeniería Industria

1- Inicié mi carrera en el ‘74, finalicé en el ’79. Fue una época de muchos paros, me gradué en el ‘81 porque me fui a trabajar a Bogotá antes de graduarme.Las posibilidades para entrar a la Universidad eran buenas, aunque los cupos eran muy escasos. Recibían aproximadamente de 20 a 30 personas solamente.

2Las relaciones con los profesores eran excelentes, todos eran personas jóvenes y recién graduadas. Era una relación de camaradería y de
mucha comprensión.

3-Ser estudiante universitario era una experiencia maravillosa. Para la mayoría de las mujeres era la primera vez que teníamos compa-
ñeros hombres, entonces fue una  relación muy interesante. Aprendimos mucho.

4-  El grupo de mis compañeros era muy alegre y éramos muy unidos, no teníamos ningún inconveniente en armar fiesta, inclusive si eran las ocho de la mañana y nos ponían música, nos poníamos a bailar ahí mismo.

5- Tengo muy buenos recuerdos de casi todos mis profesores. Eran gente muy comprensiva, y éramos más amigos que profesor y alumno. Recuerdo al director de carrera de esa época, el doctor Hoover Orozco, una persona comprensiva, inteligente y llena de buenos
sentimientos.

6- Tengo contacto con algunos compañeros de Universidad, nos reunimos esporádicamente y hacemos unas buenas tertulias. Vivimos en
contacto.

7- Yo le diría que fue la mejor experiencia el haberla conocido, las vivencias y los recuerdos que se tienen de ella son inolvidables, fue una vida maravillosa.

 

Sonia Vásquez Jaramillo – 50 años
1987 -1993 – Administración de Empresas

1- Para entrar en 1987 había que hacer un examen. Era muy difícil pasar en esa época.

2- Eran muy respetuosas y cordiales. Los profesores siempre estaban dispuestos a atender nuestras inquietudes, incluso compartíamos un café antes de entrar a las clases.

3- Era súper. Nuestro mayor compromiso era aprobar los parciales y disfrutar al máximo a los compañeros. Los viernes salíamos a tomar cervecita en San Carlos (quedaba enseguida del Multicentro Estrella) a la hora que fuera.

4- Los domingos, cuando íbamos a estudiar a la Facultad de Arquitectura, terminábamos a veces jugando a la ouija.

5- El que más recuerdo es al profesor Pablo Emilio. Era un profesor chévere, formal, agradable y me llamaba ‘Sonia Sonia’, entonces en las clases siempre era “Sonia Sonia qué opina, Sonia Sonia…” tal cosa.

6- He perdido contacto con los compañeros. De pronto tengo uno, dos, o tres. La verdad es que muchos de los compañeros con los que yo estudié, se graduaron y se fueron. Me gustaría volverme a ver con ellos.

7–Le diría que me siento muy orgullosa de ella, que siga así brillante como siempre ha sido y que la quiero mucho.

Santiago Toro Díaz – 24 años
2011-2016 Ingeniería Civil

1- Las posibilidades eran reducidas porque todo mundo decía que era complejo entrar. Me presenté y pasé a Ingeniería Eléctrica y no me gustó, entonces hice el curso de SEP de cuatro mese y entré a Ingeniería Civil.

2- Es compleja porque los profesores que son del área de Ingeniería Civil son muy amigables con uno; los que eran de materias que se veían con otras carreras, nada qué ver, muy alejados.

3- Ha sido de las mejores experiencias que he tenido. Estar con los compañeros siempre. Cuando toca estudiar, hay que estudiar mucho.
En los raticos que tenía libres trataba de salir con los compañeros, de disfrutarlos. Chévere el ambiente. Ser estudiante es lo mejor.

4- En cuarto semestre fuimos más o menos treinta estudiantes de la Universidad a Cartagena a un congreso, allá hicimos muchas locuras:
En las mañanas nos tocaba Congreso e íbamos borrachos. Así y todo, aprendíamos. Fue una experiencia loca, muy rica.

5- Me marcó mucho el profesor Eugenio Escobar, que daba la clase de Geología y de Fotointerpretación. Un tipo agradable que siempre
estaba para uno, él siempre era un apoyo.

6- En este momento tengo contacto con los compañeros que viven aquí en Manizales. Nos llevamos muy bien, tratamos de vernos cada 15
días porque estamos trabajando en varias partes.

7- Que fuera más accesible hacia otras personas; que siempre sirva de formación académica para darnos unas buenas bases tanto técnicas como de valores y principios.

 

Lea el periódico aquí:

Paìgina 235

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *