Los cambios viales de la Avenida del Río inquietan a los universitarios que viven por La Carola

Caldas Unidiario

Rutas más lentas y largas, algunas inquietudes en temas de seguridad, entre otras, son algunas de las quejas que tienen los habitantes del sector de La Carola sobre el cierre vial y la implementación del pico y placa en la zona.

Esta situación se da desde el 2 de abril por las obras que se realizan en el intercambiador vial de esta zona y la construcción de Mall Plaza.

El cierre se da entre la vía principal que conecta la Avenida del Río con barrios como Portal del Café, la Carolita, Villa Café, entre otros, y para mitigar el efecto de esta suspensión se asignaron rutas alternas para el ingreso y salida de vehículos.

El transporte público que tenía una ruta hacia el Cable tomaba entre 15 a 20 minutos en llegar a su destino, ahora por el trayecto se demora hasta 45 minutos, razón por la que muchos de los estudiantes de las universidades ubicadas en el sector del estadio deben dirigirse hasta la avenida a coger buseta o salir más temprano de sus casas.

El estudiante de ingeniería química de la Universidad Nacional, Juan Felipe Jiménez Román, dijo: “Salir del barrio por cuestiones de transporte público es complicado, el flujo de busetas es poco, además, por los avances en las obras las vías han cambiado de rumbo y esto genera confusión porque uno ya no sabe por dónde caminar”. A esto añadió que el paradero no está bien definido y que las personas esperan en puntos poco estratégicos, lo que genera más trancones.

De igual manera el estudiante de derecho de la Luis Amigó, Jhonatan Bustamante Arias, opinó que él y su familia se han visto afectados por esta situación, ya que se hace más extenso el recorrido para llegar a los diferentes puntos de la ciudad a los que se tienen que dirigir y esto genera un retraso en sus actividades diarias.

Otro factor que se suma a la problemática es el cierre del anterior paso peatonal que genera sensación de inseguridad en algunas personas, como es el caso de la estudiante de Contaduría Pública de la Universidad de Manizales y habitante del sector, María Antonia Salazar Jurado, quien expresó que estudia “en las noches y en ocasiones tengo que subir caminando por las escaleras que implementaron y me siento muy insegura porque la iluminación es poca y casi siempre es muy solo”.

Sin embargo, el secretario de Tránsito y Transporte, Carlos Alberto Gaviria afirmó que las rutas de transporte público no se han cambiado e insistió en que la congestión ha sido mínima, el control está y no amerita ningún cambio. La vía estará cerrada por tres meses.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *