En la Luis Amigó y la de Manizales piden más seguridad

Unidiario

Por: Camila Delgado y Alejandra Ramírez

La seguridad es un tema que no solo inquieta a la ciudadanía en general, sino también a los estudiantes y administrativos de las diferentes universidades de la ciudad, puntualmente en la Universidad de Manizales y la Universidad Católica Luis Amigó, en donde en los dos meses recientes se han presentado varios robos.

“Estaba a las afueras de la Universidad de Manizales, cuando dos tipos se acercaron, con cuchillos en la mano, me amenazan, me piden el celular y la billetera, les entregué mis pertenencias y se fueron muy tranquilamente”, expresó el estudiante de derecho de la Universidad Luis Amigó, Manuel Rodríguez Arboleda, agregó también que en el momento no había ni vigilantes, ni policías cerca de la institución.

En los dos meses recientes se han registrado cinco robos en inmediaciones de la institución. Uno de los problemas es la ubicación, por la cercanía de la Galería y el parque Liborio.

La secretaria general de la Universidad de Manizales Denis Rincón Grajales, expresó que en el tiempo que llevaba ejerciendo ese cargo, no había tenido conocimiento alguno de esta situación y que no le han llegado solicitudes acerca del tema. Agregó que informará a los responsables de la seguridad y buscará apoyo del CAI de Liborio.

Los problemas de seguridad no solo se dan en la noche sino también en el trascurso del día, este es el caso de David González, hermano de un estudiante de medicina de la institución, “hace dos semanas, estaba acompañando a mi hermano a la Universidad de Manizales y en la salida, un hombre me puso un arma corto punzante por detrás, me pidió que me despojara de mis pertenencias, yo me quede estático y el hombre al ver esto, me violentó con más fuerza y le entregué mis cosas”.

Sin rutas de transporte en la Luis Amigó

Esta entidad también está sufriendo las consecuencias de la falta de vigilancia en los alrededores de la institución, pues los estudiantes del horario nocturno deben subir dos cuadras a la avenida Santander  o bajar cuatro a la avenida Kevin Ángel cuando terminan las clases a las 10:00 p.m., situación que no colabora con la seguridad de la comunidad educativa del sector.

Este es el caso de Laura Betancourt, estudiante de Derecho en jornada nocturna, quién contó que hay pocas rutas de busetas a esa hora y el sector es muy solitario en el momento de movilizarse a alguna avenida.

Contó que sale de clase a las 10:00 p.m. y debe subir lo más rápido posible para alcanzar la última buseta que se dirige hasta el centro, de lo contrario debe tomar un taxi lo que le duplica el costo y no tiene los recursos suficientes para pagarlo todos los días.

La coordinadora de Extensión y Proyección Social, Adriana Mejía Bermúdez  expresó: “Sería muy bueno que las entidades privadas de transporte se apropien de la situación y alarguen un poco en jornada las rutas, teniendo en cuenta que Manizales es una ciudad universitaria”.

La seguridad de los estudiantes es un factor  importante para la institución y es por esto que todos los días dos bachilleres de la policía Nacional prestan vigilancia en el puente Vizcaya, cerca de la Universidad Católica Luis Amigó, pero esto no ha sido impedimento para incidentes de seguridad, como le ocurrió a  María José Robledo, “yo fui a las 10:00 p.m. a recoger a mi hermana y cuando íbamos subiendo a coger la buseta de Villamaría, nos salieron dos hombres, mi hermanita salió a correr y a mí me intimidaron y me quitaron el morral”.

Una de las estrategias de prevención que tiene la Policía Nacional es descargar de manera gratuita la aplicación Polis, que permite de manera sencilla y con el toque de un solo botón, tener contacto con el cuadrante más cercano a su ubicación y con el uniformado que llevará su caso.

Si desea leer la edición completa de unidiario, puede hacerlo en el siguiente enlace: 2544 – 3.04.2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *