La Nacional reforma sus instalaciones en pro de la inclusión

Unidiario

Por: Juan Camilo Jaramillo Ospina.

En dos semanas deberá quedar lista la segunda fase de un proyecto que busca adecuar las instalaciones de la Universidad Nacional, campus Palogrande, para personas con movilidad reducida, según la administrativa de la Dirección de Ordenamiento y Desarrollo Físico de la Sede (ODFS), Lina María Correa.

La obra en su segunda etapa se puso en marcha desde diciembre del año pasado, cuenta con una inversión total de $250 millones y ya lleva un 85% de ejecución. El objetivo de adaptar mediante rampas las vías de acceso a la biblioteca y al laboratorio de hidráulica. Lina María recuerda que la iniciativa en gran parte nació de una estudiante que tenían bajo esta condición y también habla sobre el caso de otro estudiante que sus compañeros debían cargado al lugar donde tuviera clase.

“Se realizó un análisis en el 2013 para determinar qué obras eran necesarias. El proyecto se ha venido desarrollando por etapas, se tienen proyectadas cinco, de las se está por concluir la segunda y se espera la construcción de un elevador”, afirmó el arquitecto profesional de la ODFS, Wilson Fabián Osorio Martínez. Al mismo tiempo precisa que la evolución del resto de las iniciativas está  sujeta a la disponibilidad presupuestal.

La Ley Estatutaria 1618 DE 2013 establece las disposiciones para atender y garantizar los derechos de las personas en condición de discapacidad.

En la Luis Amigó

Por su parte, la Universidad Católica Luis Amigó, aunque cuenta con universitarios en condición de discapacidad, sus instalaciones están poco adecuadas para ellos, pues solo se tiene una rampa de acceso a la institución. La psicóloga del centro educativo, Vaneza Rabagli Aguirre, comenta que como son pocos los estudiantes con esta característica se les destinan las aulas del primer piso.

El coordinador de  Seguridad,  Servicios Generales y Mantenimiento, Carlos Enrique López García, manifestó que se tiene un proyecto a mediano y largo plazo para la construcción de un edificio adecuado a las necesidades de las personas con movilidad reducida y la instalación de un ascensor en la actual sede. UniDiario Intentó ubicar a uno de los estudiantes con esta condición por medio de las  áreas de Registro Académico y Acompañamiento Estudiantil, para conocer su punto de vista sobre la situación,  pero no fue posible por políticas de la universidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *