“El problema de las drogas es la prohibición” asegura Jorge Ronderos

Unidiario

Por: Alejandro Hilarión

El pasado fin de semana en el sector de Altagracia (Risaralda), se presentó una emergencia por la intoxicación de siete jóvenes debido al consumo de sustancias psicoactivas en una fiesta de música electrónica que se realizó en una finca. Según las autoridades, el consumo de 2CB (tucibí), Popper y LSD llevó a la hospitalización de los afectados.

Jorge Ronderos Valderrama, de la Maestría en cultura y drogas de la Universidad de Caldas, dice que las drogas anteriormente mencionadas son sustancias sintetizadas que han generado interés por parte de los jóvenes. La conclusión que tiene Valderrama es que el problema con este tipo de alucinógenos no es su consumo en sí, sino la exaltación que existe por la experimentación y la prohibición.

Valderrama explicó: “Esto es una problemática mundial, no solo de Manizales, Risaralda o Colombia. Ahora aparecen muchas drogas, que tiene muchos componentes que no se saben exactamente que son”. Incluso afirmó que este tipo de situaciones se dan por la prohibición de las drogas, ya que impide que haya un control de los productos. También apuntó que en la medida que se legalicen se sabrá realmente qué se está vendiendo, porque según él, los jóvenes no saben si lo que están comprando.

Para entender las consecuencias de este tipo de drogas y los posibles efectos que produjeron la hospitalización, el médico alternativo de la Universidad del Quindío, Humberto Lema Gómez informó: “En cuanto al consumo de 2CB, es muy nueva en el país y lo que produce son efectos alucinatorios, una descoordinación del sistema motor y del sistema central. La sintomatología es terrible, la mayoría de este tipo de jóvenes terminan en urgencias, la desintoxicación de este tipo de drogas es fuerte y necesita de ayuda psiquiátrica en la mayoría de casos”.

Según el Observatorio de Drogas de Colombia, de las incautaciones realizadas de 2CB y LSD en 2015 por la Policía Nacional ninguna ha sido genuina. Generalmente dichas sustancias se adulteran con agentes como cafeína, lidocaína y guaifenesina y con relación a los cartones de papel secante (blotter) cada vez es menos probable encontrar LSD auténtico.

Un estudiante de la Universidad de Manizales que no quiso dar su nombre argumentó que ha consumido las dos sustancias. “Cuando he usado demasiado drogas como el 2CB, no manejo mucho mis acciones corporales. En cambio con el LSD me causa mucha risa y me activa sensaciones”. Sin embargo, enfatizó en que no recomienda el consumo de este tipo de drogas desde lo que pasó en Risaralda, pues siente que este tipo de sustancias no son buenas para el cuerpo, debido a que afecta el sistema locomotor y a largo plazo el cerebro.

Encuentre el UniDiario de hoy aquí:

UniDiario 14/11/2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *