Matador: “El humor es una forma de evitar la locura”

UMCentral

Por: Cristian David López Ruiz

El caricaturista Matador (Julio César Gonzales Quiceno, pereirano nacido en 1969 según su cédula) se destaca por su humor negro. Los “mamarrachos” de este publicista de profesión han plasmado la realidad política, económica y social del país en el periódico El Tiempo. Para él la importancia de la caricatura en el periodismo está poder contar las cosas con humor, “aparte, tiene una vaina muy didáctica que es el dibujo, entonces es contar con dibujos y con letras el acontecer nacional”.

¿La caricatura interviene en la opinión pública?

No solo la caricatura, porque depende de si esta está sintonizada con la realidad nacional. El lector tiene que estar íntimamente entendido de lo que pasa para abordar una caricatura, ya sea en el contexto político, noticioso, deportivo… tiene que estar informado.

¿Qué cualidades deben tener un caricaturista?

En USA alguien hace el guión o el chiste y otra persona hace el dibujo. En Colombia, lo más común es que el caricaturista combine varios talentos en uno: mínimamente saber dibujar, hacer que el mamarracho sea legible, y dos que la caricatura estéticamente esté bien lograda, que tenga sentido del humor. Digamos que le puedo hablar de 100 artistas que pinten al óleo, pero encontrar caricaturista es precisamente difícil por eso, porque es una vaina que yo creo que nace con uno. Mejor dicho, uno nace con un gen mamagallístico. Ayuda también nacer en una familia como la mía, que no se toma nada en serio; y los amigos que se va formando con uno, que son unos canallas.

 ¿Entonces es difícil formar caricaturistas?

Es complicado porque supongamos que yo puedo enseñar técnicas de dibujo de caricatura. Uno puede hacer una caricatura de un personaje muy chistosa, pueden quedar muy bien representadas las exageraciones del otro, pero si no tiene humor, no sirve.

¿Cómo caricaturista cuál ha sido su rol en el posacuerdo?

Hay un personaje que a la gente le gusta mucho que es la Paloma de la Paz. La gente se ha apropiado de él porque ha venido trasegando todo este tiempo lo que es la forma de contar lo que le pasa al país.

¿Ha sido censurado, amenazado?

Jamás, gracias a Alá (ríe). Sí me han criticado mucho en redes sociales, por lo general los uribistas, pero nunca me han llegado amenazas serias como a los periodistas que hacen denuncias. Yo puedo hacer la misma denuncia que ellos, pero como lo mío tiene humor, la gente no se lo toma en serio; salvo las putiadas como cuando hice a Martha Lucía Ramírez en forma de perrita, porque yo dibujo a Andrés Pastrana en forma de perro y el amo es Uribe, entonces la gente políticamente me decía hijueputa, que cómo me atrevía a decirle perra, que si mi mamá era perra… En la caricatura todo se puede desde que esté tratado con humor y de una manera inteligente, no una caricatura burda con poses sexuales; eso nunca lo haría.

Su trabajo genera discordancia con algún público

¡Ay hombre! Ya es muy común que digan que yo maté a mi papá porque él fue la primera persona que le aplicaron la eutanasia en Latinoamérica, entonces dicen que yo maté a mi papá porque él tenía unas tierras, que yo era un mal hijo. Hay que lidiar con eso. De todas maneras eso no me crea carga, a esta edad, los 48 años, la opinión de los demás es la opinión de los demás. Así me digan que soy un hijueputa, yo les deseo el bien, tampoco me ensaño en peleas. Cuando a mí me ofenden yo les volteo la torta y lo que hago es mamarles gallo y ven que no son capaces de responderme y se van.

Desde su trabajo ¿recibió la muerte de su padre con humor?

Fue una pelea dura en contra del Procurador (en ese entonces Alejandro Ordoñez) y en contra de la gente que quería impedir que mi papá muriera con dignidad. Casi todos los días hacía caricaturas de mi papá. Él alcanzó a ver algunas… fueron las caricaturas más duras de hacer.

El humor es una forma de evitar la locura, de evitar la paranoia. Personas que no tiene sentido del humor son aterradoras, los uribistas no tienen esa capacidad de burlarse ni de sí mismos. Cuando uno tiene sentido del humor y aprende a burlarse de sí mismo primero, ve la vida diferente. De todas maneras no vamos a salir vivos de esta maricada, entonces para qué nos vamos a amargar la vida.

“Soy partidario del Movimiento Unitario Metapolítico Regina 11 (ríe). Estoy mamando gallo”, dice Matador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *