Doce consejos de un editor ejemplar

UMCentral

Por: Fernanda Zárate Montealegre

El pasado 29 de septiembre Fernando Alonso Ramírez recibió el Reconocimiento Clemente Manuel Zabala a un editor colombiano ejemplar, entregado por la Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano. Él, que estuvo en varios eventos académicos de la Feria del Libro, nos deja 12 consejos para ser buenos editores:

  1. Siempre hay que estar informado: “La piedra que les da a los periodistas en los consejos de redacción cuando uno los corcha por no haber leído el periódico… es lo primero y lo mínimo que deben hacer todos los días”.
  2. Siempre hay que escribir: “He conocido gente que cree que para ser periodista de televisión no necesita escribir y claramente se notan las brutalidades que ponen en sus piezas cuando tienen que escribir algo. Si uno no escribe no es un buen periodista y es imposible llegar a ser un buen editor”.
  3. Estudiar el vocabulario: “Indiscutiblemente para ser un buen editor es necesario usar el mayor número de palabras posibles; para no repetir siempre las mismas y poder huir de los términos comunes que es en lo que más peca el periodismo hoy en día. Un error que está de moda es cuando un periodista dice `tal persona precedió el acto´, como si hubiera llegado antes del acto, cuando en realidad lo que quiere decir es `presidir el acto`; ese error ha salido en La Patria.
  4. Mantener una curiosidad innata por el mundo: “Esto no solamente es importante para un editor, también para un periodista. Un periodista que no se deje sorprender ya perdió el año. A mí me sorprende todo, el amanecer, el atardecer, la lluvia, los gestos y la calidad humana de las personas. La gente todos los días me sorprende, para bien y para mal”.
  5. Perfeccionar la manera de pensar: “Reconociendo y corrigiendo sus errores todos los días. En la medida en que uno tenga la capacidad de corregirse a sí mismo, más fácil será corregir a otros”.
  6. Ser amigo de las herramientas tecnológicas: “Uno siempre debe acudir a la tecnología, pero no se puede pensar que eso va a reemplazar la manera tradicional de hacer periodismo; el periodismo se hace en la calle y acudiendo a las fuentes”.
  7. Ser un gestor de ideas: “Tener siempre las ideas claras al momento de plantear una noticia es imposible, pero ayuda muchísimo escuchar a los demás y convertir los consejos de redacción en tertulias permanentes. Se debe entender que la información y la noticia son el resultado de una discusión colectiva y no del capricho de un periodista”.
  8. Despertar la pasión de sus periodistas: “No es tan difícil despertar la pasión de los periodistas, es simplemente ir encontrándole a cada uno el lado y permitirles que saquen adelante sus ideas de la mejor manera; cuando salen sus ideas como las soñaron y bien planteadas, ellos mismos se encargan de motivarse solos. Una vez un estudiante me dijo: `Profe, yo le quiero agradecer porque durante cinco semestres nadie me había hecho entender que a mí no me gusta el periodismo`. Le dije: `Pues hermano, ya aguántese el cañazo y después vaya y estudia Literatura pero no le haga ese daño a sus papás`. Seguramente terminó cancelando el semestre (risas).
  9. Corregir adecuadamente: “Hay que revisar las notas letra por letra, palabra por palabra y luego en su conjunto. Pero lo fundamental es hablar previamente con el periodista, discutir y ayudar a encontrar la noticia. A veces se me ha ido la mano de exigente y otras veces se me ha ido la mano de blando, eso es parte de la cotidianidad de un editor”.
  10. Exigir claridad, rigor y contexto: “Uno puede pasar un error gramatical o un error ortográfico, lo que uno no puede dejar pasar es que la noticia salga publicada sin rigor periodístico. Lo mínimo que debe tener un medio de comunicación como parámetro, es que se publique la información contrastada y con un mínimo de contexto”.
  11. Guiar el camino pero no llevarlo: “Cuando el editor se sienta en el computador del periodista y reescribe la nota, le está impidiendo la posibilidad de aprender; lo que toca hacer es mirar la nota y mostrarle opciones. Si lo corrige uno mismo, el periodista nunca va a aprender y mañana uno va a estar corrigiéndole exactamente lo mismo”.
  12. Comunicar con respeto: “El respeto siempre debe primar aunque a mí no me fluye. Seguramente un mejor editor es aquel que no maltrata a su gente ni la madrea a pesar de que lo merezca (risas). En la redacción un periodista, Mauricio Aristizábal, me dijo que él no se ponía bravo conmigo porque lo que yo le aplicaba eran `madrazos pedagógicos`. Él todo lo aprendió a punta de madrazos pedagógicos y hoy lo agradece mucho”.

Encuentre la edición especial de página aquí:

PAGINA EDICIÓN ESPECIAL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *