¿Cómo son las familias del mismo sexo?

UMCentral

Por: Marco Aurelio Mosquera Ramírez

marcoamosquerar@gmail.com

En esta investigación intentaron superar su propia homofobia, pues la sociedad educa para ser homofóbicos y racistas, situación que enfrentaron mediante la inmersión cultural y educación. Esto manifestó Gabriel Gallego Montes en la presentación de su investigación Develar la diversidad familiar: parejas del mismo sexo en el eje cafetero colombiano.

“Fue un trabajo de luchar contra nuestros propios fantasmas, ideologías y temores para podernos relacionar con un grupo poblacional que es altamente estigmatizado, pero que está en un proceso político social complejo de tensión entre la lucha por el reconocimiento y una sociedad que va entendiendo que el concepto de ciudadanía es plural”, agregó Gallego.

El lanzamiento de la obra (Editorial Universidad de Caldas) se dio en el marco de la VIII Feria del Libro, en el Centro Cultural Rogelio Salmona. El equipo de investigadores estuvo conformado por Gallego Montes, Claudia Patricia Jaramillo Ángel, José Fernando Vasco Alzate y Juana Uribe Arango.

 Investigación

Comenzó en el 2012 y tuvo como objeto de estudio a 709 personas con prácticas homoeróticas en el Eje Cafetero (401 hombres y 308 mujeres). Para las encuestas y el posterior análisis cuantitativo los investigadores tuvieron el apoyo de otras 30 personas.

El libro presenta la forma en la que se desarrolla la vida familiar entre parejas del mismo sexo, teniendo en cuenta etapas como el enamoramiento, la maternidad/paternidad y el afrontamiento de la convivencia y el trabajo doméstico.

Según Gallego el trabajo con las mujeres gay fue de espionaje, puesto que necesitaban conocer sus experiencias sexuales con una mirada sociocultural, desde los comportamientos. “Nos interesaba reconstruir toda su experiencia de vida, fueron encuestas extensas, les preguntamos desde cómo había sido su primera experiencia sexual hasta cómo ocurrió el emparejamiento, cómo construyen el amor”.

Inicialmente, la investigación se centró en analizar el comportamiento de las parejas del mismo sexo en las diferentes etapas del emparejamiento. La primera de ellas es el enamoramiento que, según los investigadores, ocurre igual en las parejas heterosexuales y en todos los colectivos sociales sin importar su estrato. Comprobaron que viven relaciones fugaces o el amor líquido, como lo define el sociólogo Zygmunt Bauman.

Explicó Gallego: “Es un tema conocido como monogamia serial, ese tipo de relaciones de tres meses que terminan y empiezan otra de tres meses y así sucesivamente y que está muy documentado para las relaciones heterosexuales, pero también es un efecto visto en parejas del mismo sexo”.

Sobre la convivencia, se asombraron al encontrar estadísticas que demuestran que los vínculos humanos cada vez duran menos, incluso en las parejas del mismo sexo, que también se enfrentan por la vida doméstica por encima de las infidelidades y logran salvar la relación cuando delegan las labores del hogar a terceros.

Así mismo la inequidad en el aporte de ingresos, la debilidad económica a la que se enfrentan las mujeres lesbianas cuando viven juntas, llegando a depender económicamente de sus familias. Se demostró algo evidente: los hombres tienen mejores condiciones salariales que las mujeres. A esto se suman las técnicas de reproducción asistidas (fecundación artificial) que son más difíciles para hombres por sus evidentes limitaciones biológicas. En estas técnicas las parejas del mismo sexo hacen altas inversiones.

En el proceso investigativo se vivieron experiencias difíciles y extrañas, plasmadas en el libro, como la muerte de varios investigados, víctimas del VIH/Sida; también la vinculación de una mujer transexual que en el día era investigadora del proyecto y en la noche trabajadora sexual.

Ahora el grupo de investigación se dedica a estudiar a las víctimas del conflicto armado, miembros de la comunidad Lgbti, presentes en Manizales. Ciudad que se vende como una sociedad conservadora y que según la investigación, es la ciudad más tolerante a la diversidad sexual, por encima de Bogotá y Medellín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *