Las extremas fronteras de Manizales

UMCentral

Por: Juliana Díaz Muñoz

Manizales limita al norte con el cañón de la vereda La Guajira; al sur con las aguas termañes de Gallinazo; al occidente con el tráfico vehicular de la Quiebra de Vélez y al oriente con la lluvia y la industria del sector de Maltería. Página, con la ayuda de Google Maps, visitó estos puntos y esto fue lo que encontramos.

Sur Turístico
Vereda: Gallinazo.
Límites: Villamaría.
Ruta: Carrera 21 con 20, buseta Gran Caldas: código 705, Termales del Otoño y Gallinazo.
Tiempo de viaje: 30 minutos.

El extremo sur está en la vía Gallinazo, en un letrero que confirma que estamos en el confín de Manizales y nos da la bienvenida al municipio de Villamaría. En la casa más cercana vive María Esperanza Salazar Valencia con su esposo. Ellos habitan el primer piso con vista a una quebrada y a un puente; es el último domicilio antes ingresar a Villamaría.

Son las 6:00 p.m. del sábado y el cielo azul se va oscureciendo, el tráfico se incrementa y los negocios abren. En este punto inicia la zona gastronómica del sector, es un lugar visitado por turistas durante el fin de semana. Doña Esperanza aprovecha para vender helados caseros, y el domingo -día de más agite-, vende almuerzos, natilla de maíz y buñuelos.

Hace unos años este extremo era desconocido, no llegaban los sonidos de la ciudad, y después de cruzar la zona industrial, se entraba a un ambiente campestre por el panorama fresco, la quebraba ondulante y el ganado productor de leche. Pero los 3 parques termales ubicados en el camino lo hicieron turístico. De hecho, a solo 50 metros de la casa de doña Esperanza está Termales Tierra Viva (en territorio de Villamaría), con sus tres piscinas en piedra, ricas en azufre y otros minerales y cuyas aguas permanecen entre 35° y 41°C de temperatura. Estas aguas brotan del nacimiento natural Mina de Hierro y descienden del Volcán Nevado Del Ruiz, a una altitud de 3.500 m.s.n.m. Pero misia Esperanza nunca se ha sumergido en estas saludables pozetas porque las aguas termales “alteran la presión”, puntualiza.

Foto: Juliana Díaz

 

Norte Rural
Vereda: La Guajira
Límites: Neira
Ruta: Terminal de jeeps de la Galería, ruta La Guajira.
Tiempo viaje: 40 minutos.

El extremo norte está en la finca Villa Vanesa. Colinda con el municipio de Neira, las fincas La Siria y La Popa y la vereda Berlín. Allí hay ganado y caballos, propiedad de Laureano Gómez, quien llamó el terreno igual que su hija (Vanesa). El lugareño Rubiel Quintero Llanos trabaja en esta parcela y se está mudando a la casa del mayordomo, en sus dos mulas carga un armario, una alacena y costales con ropa.

Por este cañón boscoso pasa la quebrada Guacaica. El sol incandescente del mediodía hace más azul el cielo desprovisto de nubes. A orilla de un camino destapado los perros le ladran a cualquier sombra, las gallinas picotean y las vacas no se cansan de mascar pasto.

Hay dos rutas para llegar: la primera, es un desvío hacia la derecha en la Quiebra de Vélez, alrededor de 20 minutos se puede demorar el recorrido que va hasta la vereda y sale los fines de semanas. La segunda es por vereda La Cuchilla del Salado, es una vía en descenso conocida como la Zeta, en medio de cafetales, guaduales y curvas peligrosas por la cantidad de piedras que tiene. “Lo hace ver el diablo a uno”, cuenta Rubiel. “Una vez bajé por ahí y me tocó bajar mi moto atravesada, es muy peligroso”, asegura.

Foto: Juliana Díaz

 

Occidente Transitado
Vereda: Quiebra de Vélez
Límites: Veredas San Peregrino y Arabia (Manizales)
Ruta: Avenida del centro con calle 20, buseta Unitrans La Linda. Se baja en la Iglesia Cristiana, y aborda un willy.
Tiempo viaje: 20 minutos y 5 minutos en un Willy

Ese punto occidente extremo está en un peaje clase B administrado por la Gobernación de Caldas, sobre la vía ManizalesLa Cabaña–Tres Puertas. A la orilla de la carretera hay bares y restaurantes. La carretera es muy transitada por volquetas y jeeps que se dirigen hacia otras veredas, como Lisboa y La Estrella. Es normal ver a los willys y a pocos carros particulares con viajeros que se dirigen hacia fincas o a paseos de olla. Esta carretera también es Juliana Díaz Muñoz muy usada por los ciclistas, quienes que han creado sus propias rutas.

A las 9:00 a.m. del domingo todavía hay personas amanecidas en los bares por las fiestas del día anterior, algunas están en medio de botellas de cerveza vacías, mientras las meseras limpian y despiden a otros clientes y suena canciones de despecho. Y mientras unos viven la resaca, grupos de caminantes aparecen con su vitalidad como una afrenta. Uno de esos grupos es Caminemos, conformado por adultos bajo la dirección de Carlos Tobón Galvis. Cada 15 días ellos realizan trayectos hasta de tres horas por las diferentes veredas de Manizales y algunas veces recorren otros municipios. “Caminamos hacia un mejor futuro”, sostiene Tobón.

En los negocios de comida los ciclistas descansan para tomar aliento. William González Hurtado es propietario desde hace 20 años de Fuego y Carbón, allí vende chorizos santarrosanos y comida típica colombiana. “Esto por acá es muy tranquilo y silencioso, ha cambiado mucho, hace años la carretera era en tierra y había asentamiento de la guerrilla”, asegura.

Foto. Juliana Díaz

 

Oriente Lluvioso
Vereda: Maltería.
Límites: Villamaría.
Ruta: Carrera 21 con 32, buseta Socobuses: código 614, ruta Maltería.
Tiempo viaje: 25 minutos en buseta, 15 caminando.

Un sendero que lleva a un monte con pequeñas construcciones en ladrillo que nunca fueron terminadas es el extremo oriente de Manizales.

Se llega por la ruta Panamericana, vía al Nevado del Ruiz, y se encuentra un desvío hacia la productora de gelatina Progel S.A. El camino lleva a la vereda Maltería y a sus casas. Son 2 kilómetros de recorrido hasta llegar a este punto extremo oriental en un camino destapado hacia las minas, la última casa que se alcanza a ver se llama La Cascada y en los siguientes 200 metros de subida solo se ven las construcciones sin terminar.

Caballos ariscos cruzan pantanos y un arroyo de aguas blancas que baja por el costado izquierdo. Hace frío y a lo lejos la neblina cubre las montañas; el sendero se hace pantanoso y vuelve más difícil el acceso debido a una reja oxidada sostenida por alambres de púas. En adelante es necesario ir en caballo o caminar entre muchas rocas para cruzar un pequeño nacimiento de agua.

A un lado del sendero, la montaña luce como el comienzo de una pequeña selva, los loros picotean las ramas de los árboles, los helechos y una gran cantidad de flores violetas colorean más el paisaje. Al otro lado está la zona industrial de Manizales.

Son las 2:30 p.m. Bajo una llovizna está Daniel Alejandro García García, trabajador de la finca Llanitos. Él ordeña y alimenta 33 vacas productoras de leche, de las que saca unos 300 litros diarios. Debajo de un techo improvisado con plásticos azules, Daniel ordeña mecánicamente por medio de dispositivos que se ponen en los pezones de la vaca e imita la succión ejercida por una cría. “Espero que se ordeñen, luego las escurre uno y listo, monto la leche en mi mula” explica. Este rincón oriental tiene muchas aves, ganado, estiércol y es muy frío. “Esto por aquí es muy bonito, a mí me gusta mucho el campo…”

Foto: Juliana Díaz

 

2 thoughts on “Las extremas fronteras de Manizales

  1. Interesante lo que se ha comentado de los confines veredales e intermunicipales de Manizales del alma, y me ha parecido muy interesante el caso de la parte oriental y norte de Manizales. Hace años estuve recorriendo esos bellos lugares, sobre todo en la parte norte hacia Neira (sector el águila donde pasa un río) y el sector oriental hacia la vereda gallinazo y los altos del río Chinchiná (donde algunas veces me he bañado en bola jajajaja), yo gocé caminando por ahí. Pero también me ha gustado lo que comentan del grupo “caminantes” de Manizales que recorre el sector occidental. Quiero saber de ese grupo para tener en cuenta cuando vaya a Manizales unos días, y recorrer zonas que ahora ya son seguras y tranquilas. Un abrazo desde Bogotá (donde hay lugares que se parecen a Maanizales sobre todo por el oriente).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *