“Manizales se ubica en un sitio imposible y debe atender el riesgo residual”: Ómar Darío Cardona

Emergencia Invernal 2017 Especiales

Para decirlo con palabras sencillas, lo que ocurrió en Manizales la madrugada del 19 de abril equivale a un terremoto de 9 grados en la escala de Richter. “Una ciudad se puede preparar para un riesgo sísmico de 7 grados y hacer todo lo previsible, pero aunque las autoridades hagan la tarea, si el terremoto es de 9 grados es imposible que no haya daños. Lo mismo pasa con las lluvias: cayeron 156 milímetros de agua en 6 horas y eso es un evento hídrico extraordinario, un riesgo residual”.

Así explica Omar Darío Cardona, doctor de la Universidad Politécnica de Cataluña en Ingeniería Sísmica, consultor del BID y ex Director Nacional para la Prevención de Desastres. Según él, es necesario que la ciudad empiece a trabajar el tema del riesgo residual, extraordinario, que no ocurre todos los días pero sucede con cierta regularidad y causa víctimas. Y para ratificarlo recuerda que en marzo de 2003 la ciudad padeció una situación similar con 32 deslizamientos en distintos barrios.

Los suelos de Manizales se licuan fácilmente cuando se saturan de agua. Hacia el futuro seguramente se seguirán presentando estos problemas a raíz de la variabilidad climática y la ciudad debe tener una estrategia específica para atender este riesgo residual de aguaceros cada vez más fuertes, porque la gestión del riesgo se ha hecho bien pero no incluye estos eventos ocasionales extraordinarios”, explica Omar Darío Cardona.

Pero, ¿cómo atender el riesgo de erosión en una ciudad construida entre montañas? Omar Darío Cardona dice: “usualmente lo que se hace a nivel internacional es hacer las obras y tener un plan de emergencia para reaccionar adecuadamente cuando se supera el nivel de riesgo. Eso Manizales lo ha hecho bien, pero hoy hay que apostarle no solo a eso sino en hacer más prevención, más medidas de anticipación con obras y planes de reubicación y reasentamiento; pensar en áreas de expansión que tengan en cuenta estas amenazas y riesgos extraordinarios”.

El experto Gonzalo Duque Escobar también señaló que la ubicación de la ciudad complica la gestión del riesgo, esto sumado al mal uso de los suelos en los que la ganadería y la deforestación florecen.

“En realidad Manizales no debió haberse construido donde está. Es una ciudad imposible porque luchar contra fenómenos tan complejos como la erosión es un reto muy grande. Pero lo cierto es que en Manizales aprendimos a vivir y convivir con el riesgo. Es irreal pensar en eliminar o reubicar el barrio Aranjuez por los procesos socioculturales de largo plazo que allí existen, y eso exige un esfuerzo de educación permanente y a largo plazo, porque definitivamente no es posible ocupar sitios donde no se puede estar”, agrega.

De acuerdo con Cardona la ciudad requiere trabajar la planificación urbana y la ocupación del suelo. “El Plan de Ordenamiento Territorial POT de Manizales es ejemplo para otras zonas del país y el tema del riesgo está en la agenda pública. Manizales tiene 48 estaciones hidrometereológicas desde hace 20 años y eso permite conocer el comportamiento de lluvias y suelos. La ciudad se ha endeudado para hacer estudios sobre el tema de gestión del riesgo y esa experiencia es un ejemplo. Desde los años 70 con Cramsa se viene trabajando en prevención y si no fuera así la tragedia habría sido mucho más grave. Lo que pasa es que eventos como el ocurrido el miércoles ilustran que la ciudad no es inmune y por eso el reto es trabajar en el riesgo residual, que supera lo que siempre se calcula”.

Duque Escobar explica que zonas como el cerro Sancancio están en riesgo de continuar con deslaves si las lluvias siguen, lo que termina amenazando barrios como Aranjuez y Providencia.

Por su parte Cardona concluye que la ingeniería actual puede atender estos riesgos pero con unos costos extraordinarios. “Por ejemplo el Centro Comercial Fundadores está en un sitio de altísima inestabilidad. Las nuevas generaciones no saben que ahí hubo deslizamientos y Cramsa hizo una enorme inversión. Hay casos donde técnicamente es posible mitigar el riesgo pero a unos costos muy altos para poder garantizar obras seguras. Y en esos casos hay que hacer la valoración de costos y evaluar si no sería mejor construir en otras zonas distintas”.

Lea también:

Así eran las víctimas de la tragedia en Manizales

¿Cómo tratar a los niños en medio de la tragedia?

“Mercado de tierras genera viviendas con alto riesgo”: profesor Julio Fernando Salamanca Pinzón

Manizaleños cargados de solidaridad

El momento del adiós

El mal uso de los suelos y su relación con la tragedia en Manizales

Colectivos de Manizales unidos por los afectados de la ola invernal

“Manizales no sufrió una tragedia mayor gracias a las labores de prevención”: Ingeniero Fernando Mejía, profesor de la Universidad Nacional

“Lo que ayer llovió nunca había llovido en la historia de Manizales”: presidente Santos

Línea de tiempo de la tragedia en Manizales

Línea de tiempo de las tragedias en América

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *